CAVAR UN FOSO BIOY CASARES PDF

De las cosas maravillosas Profile of a Writer. He ends up becoming an undercover agent to fight a powerful net of smugglers. Adolfo Bioy Casares: Agencia Literaria Carmen Balcells La idea perversa que germina en la tortuosa mente del gobernador Castel —el amo absoluto de las islas de los condenados- roso modificar ciertos elementos del cerebro de algunos reclusos, con el fin de otorgarles la capacidad de experimentar nuevas percepciones sensoriales. The variation is astonishing. VHS] Miss Mary mins. Este libro las presenta a sus lectores como una caja de resonancia donde todas las voces se funden en una: Diecisiete disparos contra lo porvenir, Mexican women in the male-dominated society of the 50s.

Author:Kigalkis Tojat
Country:Mali
Language:English (Spanish)
Genre:Travel
Published (Last):3 April 2014
Pages:380
PDF File Size:19.29 Mb
ePub File Size:2.2 Mb
ISBN:274-2-87351-394-8
Downloads:58322
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tazshura



Fuimos felices, aunque no ganamos plata. Tarda en acostarse. La fecha de pago se viene encima. Todo lo contrario. Pobre vieja, tiene los mismos gustos que nosotros. Cuando llega la gran oportunidad, no hay que perderla. Como si de pronto no se conocieran, se miraron gravemente, en silencio. Lo dijo ella. Cuando duerma, con un palo. No puedo.

Que sea en una mesa o en una cabeza, golpear con un palo es golpear con un palo. Las circunstancias cuentan. En una ciudad como Buenos Aires, la gente vive irritada, hay tentaciones. La falta de plata empeora las cosas. No quiero imaginar nada. Cierra todo, la puerta, las ventanas, las persianas. A ver, fabrica un mango de rastrillo, aunque no sea tan largo como el otro. No seas avaro. Ahora somos ricos. Quiero tener agua caliente. Voy a mi cuarto y vuelvo. No te escapes.

Dejaron los rastrillos contra la puerta. Empezaron a subir la escalera. Llegaron a la puerta del cuarto. Quiero estar segura de que no quedaron astillas en la herida. No la toques. No tienes guantes. No creo mucho en el cuento de las impresiones digitales, pero no quiero disgustos.

Repetidamente retumbaban en los escalones los talones de la muerta. No sea que nos interrumpan. Los dio al marido, para que los guardara. De la mano, salieron. Estoy harta de cargar con ese fardo. Al diablo con las impresiones digitales. Se prepararon. Al rato se incorporaron, se asomaron al borde. Volvieron camino. Sacaron de los sobres los billetes y los contaron.

La verdad es que por un tiempo no estuvieron tranquilos. Lo peor que puede pasarnos es que nos interroguen.

No tienen pruebas contra nosotros. No podemos negarlo. Por nada del mundo. Si quieres, no pagamos un peso, pero yo me voy a hablar con el prestamista. Empiezan con el hecho delictuoso.

Por eso no hablan de la plata, para que a nadie se le ocurra darle un palo en la cabeza. Hablaban junto a la ventana, tomando sol. No pudieron ir. Paciencia, Matorras. No recuerdo. Ambos rieron. El moderno gabinete ha de ser un cuartucho, con un calentador Primus, donde un empleado toma mate. Era una injusticia que nadie viniera.

Ahora la conocen y vuelven. Nos va a llegar toda la suerte junta. Puede retirarse. Disponen de toda la fuerza del gobierno y sueltos de cuerpo lo apabullan al que tiene el infortunio de comparecer. Uno aguanta los insultos con tal de respirar el aire de afuera, no vaya a dar pie a que le aplicen la picana, lo hagan cantar y lo dejen que se pudra adentro.

Palabra que si me garanten la impunidad, despacho al de la gabardina. Pasaron meses. Prudentemente, pidiendo plazos y nuevos plazos, como si estuvieran cortos de dinero, pagaron la deuda. En primavera compraron un viejo sedan Pierce-Arrow. Aunque el carromato gastaba mucha nafta —por eso lo pagaron con pocos pesos— tomaron la costumbre de ir casi diariamente a Miramar, a buscar las provisiones o con otro pretexto.

Les agradaba el paseo por el camino de la costa. Una tarde, en el trayecto de vuelta, vieron por primera vez al hombrecito. O algo peor. Los faros del Pierce-Arrow le iluminaron la calva, las orejas. Pocos metros delante, el hombrecito detuvo el suyo. De ninguna manera. No hablaron. Te diste el gusto. No tengas miedo.

Si aparece, ya veremos. Caramba, finalmente sabremos perder. Yo no aguanto. Yo creo que lo mejor es dejar que se pudra en su propia salsa. Ganarle en su propio juego. El gordo no se iba. Comieron en el mostrador. En los acantilados. Por entera casualidad nos enteramos. Noche a noche igual. Tal vez porque nunca la vio muerta, pudo creer entonces que estaba viva y que era ella.

Los muchachos de nuevo huyeron. No hay que molestar a la gente. En cuanto a nosotros mismos, nos imaginamos transparentes; no lo somos.

El sistema es imperfecto y trae toda clase de equivocaciones. Estaremos nosotros, con nuestra culpa. Nos acorralaron. No hay salida, a menos que nos matemos. Juntos, sin toda esa pesadilla y ese cansancio. Ahora tienes que descansar. Yo voy dentro de un rato. Comparte esto:.

CURSOS DE GASFITERIA PDF

Adolfo Bioy Casares

Este joven matrimonio enfrenta sucesos poco usuales en la vida de pareja —incluidos planes homicidas y suicidas— estilo Bonnie y Clyde , pero en una escala mucho menor. El Hotel del Salto en Colombia, abandonado desde Fuimos felices, aunque no ganamos plata. Tarda en acostarse. Se vende. La fecha de pago se viene encima. Todo lo contrario.

EPILEPSI PADA ANAK IDAI PDF

Cavar un Foso - Adolfo Bioy Casares

Create lists, bibliographies and reviews: The name field is required. Bioy Casares—Cavar un foso. The E-mail Address es field is required. You already recently rated this item. The E-mail message field is required. Linked Data More info about Linked Data. Please choose whether or not you want other users to be able to see on your profile that this library is a fosp of yours.

PHARMACEUTICAL ENGINEERING BY CVS SUBRAHMANYAM PDF

CAVAR UN FOSO ADOLFO BIOY CASARES PDF

.

Related Articles