CONCILIOS ECUMENICOS CATOLICOS PDF

El contraste de las opiniones en conflicto, su enfrentamiento real precede necesariamente al triunfo final de la fe. En Inglaterra hasta las abadesas estaban presentes ocasionalmente en esos concilios mixtos. A veces, no siempre, el clero y los laicos votaban en habitaciones separadas. Eran muy frecuentes en el siglo IV cuando las circunscripciones metropolitanas y patriarcales eran aun imperfectas y las cuestiones de fe y disciplina muy diversas. Pero precisamente en cuanto que expresan la mente de la Iglesia, con frecuencia adquirieron una influencia de largo alcance ya sea por su consistencia interna o por la autoridad de sus forjadores, o ambos.

Author:Vor Tor
Country:Switzerland
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):6 August 2007
Pages:465
PDF File Size:18.5 Mb
ePub File Size:14.72 Mb
ISBN:438-5-49407-189-5
Downloads:32539
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Najinn



Las hay que incorporan a los obispos de casi toda una parte, ya sea occidental u oriental del Imperio. Por tanto, no nos sirve de criterio para determinar el ecumenismo. En los albores del siglo IV el panorama cambia. Surgen las pasiones y se forman bandos y partidos; lo personal prevalece sobre los problemas doctrinales. La unidad de la Iglesia se ve gravemente amenazada; sus divisiones internas ponen en peligro la paz social. Las cuestiones disciplinarias no fueron el motivo de dichos concilios.

Existe un pasaje de San Pablo en Corintios 11, 19 en el que menciona que es necesario que existan bandos, para que de ellos salgan quien tenga verdadera virtud. No niega por completo el sistema en su totalidad de donde surge.

Por eso se dice que sobreviven por aquellas verdades que conservan. A su entender el Hijo era simplemente la primera criatura del Padre hecha de la nada. Pero no es eterno, ni coeterno, ni increado juntamente con el Padre El Hijo es engendrado, luego es criatura. Deseaba marcar la diferencia de status. Este es pues, el ambiente que da origen a las disputas doctrinales que veremos en los concilios. Pero debemos seguir un poco con los antecedentes.

Como su padre, Constantino era un adepto al culto solar - Sol Invictus-. Lo cierto es que Constantino fue adicto a las apariciones divinas, entre ellas la de un Apolo Solar durante su estancia en Vosgos. Precisa que las distintas religiones unifiquen criterios en vez de entrar en una guerra abierta por los creyentes. Incluso el halo que aparece en las figuras de los santos rodeando su cabeza es una copia del que aparece alrededor de la cabeza del auriga del carro del Sol Invicto.

El problema era, precisamente, meter en el saco a los cristianos. Y Arrio fue la excusa perfecta. Ante ese estado de cosas, el emperador Constantino junto al papa San Silvestre I decidieron convocar a un concilio que zanjara el asunto. Una Carta sinodal, enviada a varias iglesias y en la que se informa sobre el concilio.

Pareciera que el arrianismo se vio verdaderamente robustecido por su primera derrota aparente. Mucho de lo dicho sobre estas controversias trinitarias tiene que ver con la identidad de Cristo. Es decir, es de la misma sustancia que el Padre como bien indica el nombre de Hijo, y si es de la misma sustancia eso quiere decir que participa de los mismos atributos que el Padre tiene: eternidad, omnipotencia, omnisciencia, omnipresencia, santidad, inmutabilidad, etc.

Esa palabra es la que en el Concilio de Nicea se impone para definir la afinidad de naturaleza que hay entre el Padre y el Hijo. De esta forma se trata de fijar con vocablos dos cosas: aquello de lo que Padre e Hijo participan y que es una naturaleza o esencia para ambos, y aquello que los distingue y que es la propiedad personal que cada uno tiene: el primero ser ingenerado y el segundo ser generado.

Canon 5 - Acuerdo con el Tomo de los obispos occidentales sobre la unidad en la Trinidad. Sin voluntad humana, sus actos como hombre eran actos reflejos, como si de un robot programado por el Verbo se tratase.

Aunque, al igual que los que revisamos, no terminaron siendo concluyentes. Muchas Iglesias arrianas, monofisitas, nestorianas, etc. Ortodoxia versus heterodoxia ha creado una imagen de unidad frente a variedad de pensamiento. Hereje, heterodoxo, disidente, son expresiones utilizadas muchas veces como armas arrojadizas. Jedin, Hubert, Breve historia de los concilios, trad. Alejandro Ros, Barcelona, Herder, , pp. Daniel Ruiz Bueno, Barcelona, Herder, , pp.

Metz, Rene, Historia de los concilios, trad. Eduard Pons, Barcelona, Oikos-Tau, , pp.

KENAN RIFAI SOHBETLER PDF

¿Por qué la Iglesia celebra concilios ecuménicos? Conoce los 9 más importantes de la historia

.

HIDDEN CHAMPIONS HERMANN SIMON PDF

Ius Canonicum - Derecho Canónico - Las iglesias particulares

.

ARON NIMZOWITSCH MY SYSTEM PDF

+55 (12) 3152-6566

.

Related Articles